fbpx

¿Por qué tenemos que cuidar nuestra piel?

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y como tal es nuestra primera berrera protectora contra todo tipo de agresiones. Una piel sana no es mas que el reflejo del autocuidado que hagamos por nosotros mismos, ya que su tersura y lozanía irremediablemente se pierden con los años. La única manera de ralentizar el proceso de envejecimiento progresivo de la piel, es protegernos de los agentes dañinos como los rayos Uva del sol, el viento, los químicos mal empleados y las enfermedades cutáneas, genéticas o  adquiridas.

El dermatólogo es el especialista por excelencia que debemos visitar regularmente para cuidar de nuestra piel. Si padecemos alguna afección o enfermedad es el profesional adecuado para corregir o tratar problemas de los cuales muchos tienen tratamiento pero otros desafortunadamente no, como es el ejemplo de algunas de las enfermedades autoinmunes.

Dicho lo anterior nunca debemos arriesgarnos a tratarnos con productos milagrosos que hoy por hoy abundan en las redes y dejarnos tratar de personas que sin ningún tipo de conocimientos, recomiendan numerosos tratamientos por sus supuestos beneficios, aún más si tenemos ya de facto una enfermedad cutánea. También puedo decir que cuando hice mi posgraduado de rejuvenecimiento facial pude constatar que mas de la mitad de los productos que nos ofrecen para el cuidado de la piel, no actúan como lo esperamos, por que carecen o tienen escasez de los necesarios  principios activos.

Podemos resumir en cinco los mayores cuidados de la piel para ambos sexos:

  1. Utiliza un buen protector solar: Da igual el que sea de tu preferencia , ahora los puedes encontrar mezclados con la hidratante, la bb cream o maquillaje de base. Te recomiendo Fillmed spf 50, lo encontrarás en Clinac Centro Dental.
  2. Alimentación sana: Con ayuda de tu nutricionista valora la opción de modificar de tu dieta los alimentos que agudizan la aparición de signos y síntomas de alguna afección cutánea. Tales como piel grasa, aparición de eccemas, a veces es solo cuestión de quitar algunos productos y reemplazarlos por otros mas sanos  y voila!!! problema resuelto.
  3. Hidratación: ya no te digo que te tomes no se cuantos litros de agua al día. ya sabemos que los adipocitos, nuestra células grasas captan parte de toda esa agua y aumentamos de volumen y si ademas tenemos retención de líquidos no es adecuado. Solamente sugiero que por lo menos un litro y medio es una buena opción, contando con infusiones beneficiosas para la piel, el estrés o cualquiera que sea tu preferencia.
  4. Antioxidantes: Estos tratamientos con antioxidantes son lo más parecido al elixir de la eterna juventud, como dirían en  la antiguedad. Vitaminas como la A,C,D y E, los carotenoides, y el glutation presente en espinacas, sandías, pomelos, aguacate, las fresas, y las nueces entre otros; Son los agentes antiox más poderosos, cuya función es frenar la oxidación celular a partir de las cuales se generan los nocivos radicales libres. Por lo tanto su papel es clave en la regeneración diaria de la piel, la reducción de enfermedades cardiovasculares, la prevención tumoral y las enfermedades neurodegenerativas.
  5. Evitar el estrés. Ampliamente documentado en el estudio de la piel, encontramos la íntima relación de la aparición de enfermedades de la piel o en  las zonas capilares relacionadas con episodios de aumento de estrés. Diversos momentos difíciles en nuestras vidas hacen que desarrollemos, depresión, ansiedad o simplemente el estrés de la vida diaria, actúan como desencadenantes de todo tipo de padecimientos cutáneos. Como siempre, si el periodo estresante está relacionado con algún evento negativo de nuestras vidas, la pérdida de un ser querido, o de nuestro trabajo, o momentos tremendamente difíciles, un psicólogo o psiquiatra nos puede ser de mucha ayuda para tratar  la nueva situación. Si es  estrés relacionado con la vida diaria, la pandemia, el trabajo o situaciones personales y/o familiares, podemos recurrir también a ayuda psicológica si la necesitamos o tambíen hacer deporte, incorporar  actvidades relajantes  y agradables. Disminuir la agenda de trabajo en la medida de lo posible hasta que normalicemos un estilo de vida lo mas apacible y disminuyan los problemas cutáneos.

Agradezco vuestros comentarios y lectura.

Athala Castillo

Directora de Clinac Dental.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba